top of page
Search
  • Writer's pictureDiane Button

10 Lecciones que aprendí de la vida sobre las personas que están a punto de morir




Soy Doula de la Muerte. Éstas son 10 lecciones que aprendí de la vida sobre las personas que están a punto de morir


Por Diane Button 15 de octubre de 2022

Apoyo en traducción: Ariatna Laguens


Voces por encima del ruido


Como doula de la muerte, a menudo digo que sentarse al lado de la cama de los pacientes terminales es uno de los mayores privilegios de mi vida. Sus últimos deseos, lágrimas, alegrías y sabiduría me dan las herramientas para vivir una vida significativa. De hecho, los moribundos han sido mis grandes maestros.


Éstas son las 10 lecciones que han cambiado mi vida - que he aprendido en el transcurso de los últimos 15 años cuando he sido doula de la muerte. Estos invaluables conocimientos vienen de conversaciones profundas, decididas, sinceras y, a veces, difíciles con aquellos a los que me refiero como "los guardianes de la sabiduría".


Lección No. 1: Lo ordinario lo es todo.


Una clienta que había viajado por todo el mundo, cenado y comido en innumerables restaurantes impresionantes, recientemente compartió conmigo lo que más extrañaría cuando muriera: sería su tazón matutino de avena cortada en acero, el sonido de los pájaros y las conversaciones con su hija. Con el tiempo, llegó a comprender que una vida verdaderamente alegre y significativa incluye momentos de tranquilidad, un estilo de vida saludable, mucho sueño, una práctica espiritual, actos cotidianos de bondad, tiempo compartido con los demás y menos posesiones materiales.


No son los momentos grandiosos de fuegos artificiales y emoción los que importan al final. Mirando hacia atrás a lo largo de toda la vida, es probable que hubiera algunos grandes momentos y celebraciones, algunas altas y bajas. Pero en retrospectiva, la gente no recuerda a menudo esos eventos importantes. Una y otra vez, lo que la gente cuenta con más cariño y gratitud son los placeres simples de un día ordinario.


Lección No. 2: Sabe lo que pasa con usted cuando muere.


Nadie se aferra a billetes de 100 dólares cuando muere, y nadie habla de posesiones materiales antes de su último aliento. Muchos de mis clientes lamentan la acumulación de "cosas" que dejarán para que otros las clasifiquen y descarten. Aférrate a las cosas que te traen alegría, pero camina con determinación por la vida con una carga liviana siempre que puedas.


Lección No. 3: Sé amable. Recordarás cuando no lo fuiste.



La forma en que tratas a otras personas te trae paz o desesperación a medida que envejeces, y ciertamente afecta la forma en que te recuerden después de tu muerte. Como doula de la muerte, paso mucho tiempo con personas que hacen “projectos de legados”. Tu legado es la huella que dejas en el mundo, y todos dejan una, lo quieras o no. Al igual que tu reputación, tu legado se construye día a día y, a veces, momento a momento.


La culpa y los arrepentimientos se presentan de muchas formas al lado del lecho de muerte. Algunas son difíciles de escuchar y requieren mucho procesamiento, pero la mayoría son malas decisiones cotidianas que hemos tomado en el camino. He tenido clientes de 80 años que se sienten culpables por robar el almuerzo escolar de alguien cuando eran niños, o por ser groseros con un cajero de banco hace cuatro décadas. Si tienes a alguien en tu vida a quien has lastimado, haz todo lo posible por enmendarlo ahora para que no lleves esa carga por el resto de tu vida.


Lección No. 4: ¡Maldita sea, eres hermosa! ¡Abrázalo!


He escuchado a muchos clientes decir: “He odiado mi cuerpo toda mi vida”. Me rompe el corazón escucharlo, pero me identifico. La primera vez que me sentí hermosa fue después de una doble mastectomía. Tenía el pecho plano, calvo, con acné de quimioterapia y una barriga hinchada. Por alguna razón, en medio de una noche de insomnio, pude ver más allá de mis defectos y ver mi belleza. Deseo al menos un momento así para todos.


El autocuidado importa. Si no nos amamos y no nos cuidamos a nosotros mismos, no podemos amar y cuidar adecuadamente a otra persona. No esperes a estar en tu lecho de muerte para amarte y aceptarte. Aprende a hacerlo ahora. La vida es demasiado corta para ser tan duros con nosotros mismos. Encuentra lo bueno. Ve tu belleza. Trátate como tratarías a tu mejor amigo. Somos mucho más que nuestros cuerpos físicos. La belleza verdadera y duradera vive en el interior.


Lección No. 5: No estás “bien.”


NUNCA estás simplemente “bien”. Están sucediendo muchas cosas emocionalmente dentro de nosotros, especialmente al final de la vida. Presto mucha atención a las palabras honestas y reflexivas que usan mis clientes para describir cómo se sienten. Me dicen que están cansados, asustados, introspectivos, agradecidos, en paz, irritados, luchando, preocupados, tranquilos, esperanzados y más. No sólo están bien, y eso tiene sentido, porque de todos modos nadie está bien en estos días. Todos somos mucho más que eso.


Parte de ser auténtico y conocerte a ti mismo comienza con la forma en que respondes a la pregunta más frecuente: "¿Cómo estás?" A menudo respondemos robóticamente con palabras como “bien”, “OK” o “bueno”. Esas palabras no tienen profundidad y no nos dicen nada en absoluto. La próxima vez que alguien pregunte: "¿Cómo estás?" tómate un momento para hacer una pausa, pensar en ello y realmente decirles. Construye relaciones más profundas y toma un momento para verte a ti mismo también.


Lección No. 6: Reduzca la velocidad.


Nos movemos por la vida tan rápido. ¿Por qué estamos todos tan apurados? ¿Por qué estamos todos tan ocupados? A menudo usamos nuestras vidas "ocupadas" como una insignia de honor o un símbolo de importancia personal. ¿Desde cuándo estar ocupado se convirtió en algo tan popular y genial? Una de las partes hermosas del envejecimiento es que las personas a menudo disminuyen la velocidad y dejan de correr a lo largo de sus días, haciendo tiempo para la presencia, la reflexión, el crecimiento, la aceptación y la conexión. Pero, ¿por qué esperar hasta el final de nuestras vidas para reducir la velocidad?


Un día estaba sentado con un cliente que miraba por la ventana, sumido en sus pensamientos. Dijo en voz baja: “Me lo perdí. Me lo perdí por completo. Mi enfoque ha estado fuera de mi vida entera. Mi visión se ha visto nublada por los sueños de todos los demás, por la sociedad diciéndome que necesitaba un auto llamativo, ropa de diseñador y esta casa elegante. No podría importarme menos nada de esto ahora. Me importa un carajo mi coche ridículamente caro y, en verdad, no creo que nunca me haya importado. Que desperdicio. Supongo que nunca pude ver con claridad. Me lo perdí. Me lo perdí por completo”.


Lección No. 7: Quédate quieto. Así es como ves claro.


Cuando uno se toma el tiempo para presionar el botón de pausa en su vida activa y reflexionar sobre lo que más importa, es posible que obtenga una respuesta que lo sorprenda. Estar quieto puede hacer que no sólo contemples lo que estás haciendo con tu tiempo, sino también por qué estás haciendo las cosas que haces.


Entiendo la quietud como una larga pausa y una oportunidad de oro. El psicólogo Viktor Frankl nos enseñó que hay un espacio entre el estímulo y la respuesta, y ahí es donde reside nuestro poder. No siempre puedes elegir lo que te sucede en la vida, pero sí puedes elegir cómo respondes a ello. Comienza con permanecer quieto y prestar atención.


A veces, los clientes se quedan atrapados en la puerta giratoria de las citas con el médico y abordan las necesidades médicas al final de la vida. Aprendí que, a veces, incluso un minuto de quietud puede ayudar a cambiar el día de alguien. A menudo, sugiero que un cliente encuentre una cosa todos los días que le parezca hermosa y la mire de cerca durante un minuto completo. Puede ser la cara de su nieto, una vista impresionante o una rebanada de pan tostado con mantequilla. ¡Sólo sumérgete!


Lección No. 8: El crecimiento ocurre cuando pasas por cosas difíciles.


Los desafíos que alteran la vida, como una pandemia, una crisis de vida o un diagnóstico terminal, a menudo son oportunidades para cambiar, aprender y convertirse en la mejor versión de sí mismo. Los momentos en que estamos sacudidos hasta la médula son donde se produce el mayor crecimiento. Haz suficiente espacio para dar la bienvenida a las diferentes emociones que puedas sentir a lo largo de tu vida. Trata de saludarlos a todos y reflexionar sobre las bondades y oportunidades que podrían estar cocinándose junto con las cosas difíciles.


Y cuando te enfrentes a una pérdida, haz todo lo posible por permitirte el duelo. No hay una línea de tiempo o una forma correcta de llevar el duelo y, como dar a luz o morir, tu cuerpo naturalmente sabe cómo hacerlo. Te afliges por una sola razón, y sin ella, la vida no tendría sentido: te afliges porque amas.


Lección No. 9: El amor permanece.


Hay algo hermoso en la habitación después de que alguien muere. Sí, hay dolor y tristeza por los que quedan atrás. Pero si tuviera que ponerlo en palabras, diría que queda un sentimiento abrumador en la habitación cuando alguien muere, y ése es el amor.


Amar a los demás se trata de involucrarte de todo corazón en tus relaciones. En nuestro mundo dividido y a menudo aislado, recuerda que todavía nos necesitamos unos a otros. Siempre lo hacemos. Siempre lo haremos. Deja ir la ira y los resentimientos cuando puedas y cuando esté listo. El perdón no cambia lo que pasó ayer, pero puede cambiar lo que pasará mañana.


Lección No. 10: Preséntate y termina bien.


A medida que llegamos al final de nuestra vida y miramos hacia atrás, las personas que amamos y nuestras queridas mascotas son las partes más significativas, importantes y tangibles de nuestras vidas. Queremos tener amor, y queremos ser amados. Pero hay otro aspecto de la vida igualmente dinámico y relevante que mis clientes constantemente revelan como un componente principal de una vida significativa. A menudo se expresan con una pregunta: ¿Importó mi vida? ¿Hice una diferencia? ¿Es el mundo un lugar mejor porque yo estuve aquí?


La Madre Teresa nos guía a “hacer cosas pequeñas con gran amor”. Se trata de actos cotidianos de servicio. Si estás dispuesto a presentarte, puedes hacer del mundo un lugar mejor. Si puedes ofrecerle a alguien una sonrisa, puedes hacer del mundo un lugar mejor.


Morir bien comienza con vivir bien. Es realmente así de simple.


Diane Button es la autora del nuevo lanzamiento más vendido, Dear Death: Finding Meaning in Life, Peace in Death, and Joy in an Ordinary Day. Es una doula practicante del final de la vida, instructora principal en el Programa de Certificado EOL Doula de la Facultad de Medicina Larner de la Universidad de Vermont y socia fundadora de Bay Area End of Life Doula Alliance en el norte de California. Puede obtener más información sobre Diane, sus libros y su trabajo en DianeButton.com.


Este artículo fue publicado originalmente en The Sunday Paper https://www.mariashriversundaypaper.com/subscribe/?campaign=diane-button




Comments


bottom of page